martes, 5 de mayo de 2009

Maserati GranTurismo


Con esta nueva variante la gama GranTurismo de Maserati se compone de tres versiones. Por abajo, la versión 4.2 V8 de 405 CV. Por arriba, la variante S con motor 4.7 V8 de 439 CV, que asocia a un cambio manual robotizado proveniente de Graziano (mecánica) y Magneti Marelli (electrónica), además de una configuración de bastidor más deportiva. Este nuevo S Auto combina el motor del segundo con el cambio automático de convertidor de par del primero, en aras de sumar prestaciones pero manteniendo el confort y comodidad de uso del precioso gran coupé de Maserati.

No pretende sumar radicalidad, sólo prestaciones. El cambio automático, en este caso proveniente de ZF, va colocado tras el motor y descansa sobre el eje delantero. Esto ha permitido equilibrar el reparto de pesos respecto al S de cambio robotizado, que lleva el cambio al eje posterior, antes del diferencial (posición transaxle). Maserati anuncia un reparto 49/51 por ciento delante/detrás, cuando el S robotizado registra un 47/53.

El cambio opera como automático puro y como manual secuencial. En automático dispone de modo Normal y Sport. En manual se puede dirigir los cambios desde la tradicional palanca o desde sendas levas ubicadas tras el volante. El filtrado que deriva del convertidor de par suaviza las reacciones del motor, además el árbol de transmisión es de dos piezas unidas por una junta homocinética para el mismo fin. A sus mandos, dentro de un habitáculo increíblemente bello que los italianos dominan con maestría, la combinación de deportividad, lujo y elegancia es insuperable.

¿Qué opinas del Maserati GranTurismo S Auto? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.

La amortiguación es de tarado variable, con dos puntos de partida: Normal y Sport. Esta versión no renuncia al aporte extra de su motor, pero tampoco a ser disfrutado con un confort de rodadura casi de berlina de representación. No en vano, es el objetivo del concepto gran turismo que da nombre al gran coupé de Maserati. Es un tipo de deportivo de altas prestaciones que se encuentra más cómodo en vías anchas y fluidas que estrechas y densas.

El motor lleva el sello Ferrari, propietaria de Maserati. Es tan impactante estética como acústicamente, y por descontado por cómo funciona. Resulta soberbio desde sus primeros giros, fruto de su alta cilindrada. Empuja muchísimo, sus aceleraciones son rapidísimas, pero no resulta brusco. Limita su régimen a 7.200 revoluciones. El motor también cuenta con dos modos de trabajo: Normal y Sport, que básicamente modifican el recorrido de los gases de escape mediante una válvula. Esta opera a partir de 3.000 revoluciones y altera el sonido de escape para producir una sinfonía a mecánica de competición que pone la piel de gallina.
El cambio opera como automático puro y como manual secuencial.
El cambio opera como automático puro y como manual secuencial.

Los frenos se adecuan al trabajo extra. Los discos son de 360 y 330 milímetros delante y detrás respectivamente y las pinzas, firmadas por Brembo, cuentan con 6 y 4 pistones delante y detrás. Garantizan mucha deceleración, pero sin que por ello resulten bruscos. Las llantas son específicas. Sus diseñadores han utilizado los radios para representar el tridente de la marca.

El Maserati GranTurismo S costará en España 136.218 euros. Como anécdota, el fabricante incluye en el PVP publicitado 90 litros de carburante. Pues eso, que cuando retiremos nuestro Maserati del concesionario, verifiquemos que la aguja del reloj del combustible apunta al cielo.

Fuente:http://motor.terra.es
Fecha:05/05/2009

Electrónica y Fotografía

Marcas y modelos de celulares

Gagdets tecnológicos

Archivo del blog