martes, 5 de mayo de 2009

Nuevo Chevrolet Aveo GLP


Chevrolet pondrá próximamente a la venta una versión del Aveo que puede funcionar indistintamente con dos tipos de combustibles, gasolina o Gas Licuado del Petróleo (GLP). También llegarán versiones GLP del Matiz, Lacetti, Épica y Captiva. La variante de GLP del Cruze será lanzada más tarde (a finales de 2009).

El Aveo que puede funcionar con GLP tiene un motor de 1,2 l 16v y 84 CV. Respecto a la versión que sólo puede funcionar con gasolina tendrá un sobrecoste de 1.500 € (igual que el resto de modelos de Chevrolet que puedan funcionar con GLP). El Aveo 1.2 16V de 3 puertas tiene un PVP de 10.945 €, aunque con el descuento actual está a la venta por 8.500 € (tarifa vigente actualmente). Así, la versión GLP tendría un PVP de 12.445 € sin descuento y de 10.000 € si se le aplicase la misma rebaja que a la versión de gasolina .

El conjunto de elementos que permiten que el Aveo pueda funcionar con GLP, no se montan en la fábrica sino una vez que el coche está completamente construido. También se puede montar en modelos Chevrolet que no sean nuevos, aunque en ese caso el sobrecoste es de unos 1.800 €. Esta operación la podrán llevar a cabo únicamente los distribuidores autorizados Chevrolet.

El depósito para el GLP está ubicado en el espacio destinado a la rueda de repuesto (imagen), que se sustituye por un kit reparapinchazos. Además del depósito del GLP, tiene un dispositivo de regulación del gas que llega al motor, un regulador de la presión del evaporador que convierte el gas líquido en gaseoso y los conductos que transportan el combustible desde el depósito hasta el motor. No es necesario hacer ningún cambio en el motor. En total, el conjunto supone un sobrepeso de 71 kg (el Aveo con el motor de gasolina 1,2 l de 84 CV pesa 1.105 kg y el Aveo GLP 1.176 kg).

Chevrolet GLP. Modelo 2009. El Aveo GLP se comporta exactamente igual que el resto de versiones (impresiones de conducción del Aveo). No hay diferencia cuando funciona con gasolina a cuando lo hace con GLP. El único momento en el que es imprescindible la gasolina es al arrancar (el motor no puede funcionar con GLP hasta que ha alcanzado cierta temperatura).

El conductor puede seleccionar qué tipo de combustible desea utilizar en cada momento a través de un botón situado en la parte baja de la consola central (imagen). Se puede cambiar de uno a otro en marcha, a cualquier velocidad.

La carga del depósito de gas se controla a través de un indicador con 5 diodos luminosos: si todos están en verde, está completamente cargado; si cuatro de ellos están apagados y el inferior está en rojo, el GLP está agotado. El ordenador de viaje sólo muestra la autonomía del motor de gasolina.

Estos diodos luminosos también permiten saber si se circula en modo gasolina o GLP: si sólo está encendido el inferior, el motor está funcionando con gasolina; si hay algún diodo más luciendo, el combustible que se está utilizando es GLP. Por la situación del indicador, casi a la misma altura del pomo de la palanca de cambio, no es sencillo ver en qué modo se está circulando.

El paso de un combustible a otro no supone ningún tipo de tirón ni vibración perceptible en el habitáculo. El Aveo GLP reacciona igual con ambos combustibles, aunque, según Chevrolet, si el motor funciona con GLP tiene más fuerza a bajo régimen (no ha especificado cuál es el incremento) pero da 2,7 CV menos a alto régimen. En marcha, esa reducción de potencia es inapreciable.

Todo aquel que adquiera un vehículo que funcione con GLP puede optar a subvenciones públicas. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y las comunidades autónomas subvencionan la compra de este tipo de automóviles hasta con 2.000 €.

En el caso del Aveo, la ayuda puede llegar a 1.400 € (varía en función de cada comunidad autónoma, que son las encargadas de conceder las subvenciones). Algunos concesionarios de Chevrolet tramitarán directamente estas ayudas para que no sea el comprador el que tenga que solicitarlas por su cuenta (el objetivo de la marca es que, en el futuro, todos los concesionarios lo hagan y así facilitar la compra de vehículos GLP por parte de particulares).

Además, el empleo de GLP permite reducir las emisiones de CO2 (si bien el consumo en litros es mayor que si funciona con gasolina), con lo que es posible que el escalón del Impuesto de Matriculación sea diferente.

En el Aveo GLP, la reducción de CO2 puede suponer un ahorro de unos 450 €. El Aveo 1.2 homologado únicamente para funcionar con gasolina emite 132 gr/km de CO2 (4,75% de Impuesto de Matriculación), mientras que el Aveo GLP emite 116 gr/km, con lo que no hay que abonar el Impuesto de Matriculación.

Esta circunstancia se da porque la legislación actual permite homologar los vehículos que pueden funcionar con varios combustibles con la cifra de CO2 más favorable (es el caso del motor del Aveo cuando utiliza GLP o de los vehículos propulsados por Bioetanol).

Consumo y coste por km

Si funciona con GLP, el Aveo tiene un consumo medio de 7,6 l/100 km, 2,1 litros más que el Aveo que solo lleva el motor de gasolina. El depósito de GLP tiene una capacidad de 47 l, aunque únicamente se puede llenar al 80% por requerimientos del sistema. Esto supone que la autonomía en este modo pueda llegar hasta 500 km. Si esta cifra se suma a la autonomía únicamente con gasolina (unos 750 km), el Aveo GLP puede recorrer alrededor de 1.250 km sin repostar.

Chevrolet GLP. Modelo 2009. Con los precios medios de la gasolina y el GLP a finales de abril (0,90 €/l y 0,44 €/l, respectivamente), recorrer 100 km con el Aveo supone un desembolso de 4,95 € funcionando con gasolina y de 3,35 € si se utiliza GLP.

Con estas tarifas y en recorridos de 15.000 km al año, el coste del combustible del Aveo sería de 742,5 € si funciona con gasolina y de 502,5 € con GLP.

Los Chevrolet de GLP tienen el mismo período de garantía que el resto de modelos (3 años o 100.000 km). El mantenimiento es igual que en las demás versiones y se debe realizar obligatoriamente en la red de distribuidores autorizados Chevrolet.

Repostaje


La operación para repostar un vehículo que puede funcionar con GLP es muy similar a la que se realiza en cualquier vehículo de gasolina o con motor Diesel. La única diferencia se da en la forma de la boca de la manguera (imagen) y la de la entrada del depósito del coche (imagen). En el caso del Aveo y del resto de modelos GLP de Chevrolet, esta última está situada junto a la boca de llenado del depósito de gasolina.

Para repostar GLP, basta con colocar una boquilla que Chevrolet suministra con el coche y conectar la manguera. El depósito de GLP del Aveo tiene capacidad para 38 l (80% de los 47 l totales), lo que llenarlo supone -al precio actual de este combustible- un desembolso de menos de 17 €.

En España hay actualmente 29 estaciones de servicio que suministran GLP: 24 de Repsol y 5 independientes a las que esta compañía surte de GLP (mapa). A ellas se suman otras gasolineras, entre 5 y 10, que no tienen ninguna relación con Repsol

Chevrolet GLP. Modelo 2009. Uno de los inconvenientes de los coches que funcionan con GLP es que todavía no está regulada la forma y el tamaño de las boquillas de entrada del combustible en los depósitos. Por eso, algunos vehículos necesitan adaptadores.

La boquilla que suministra Chevrolet con sus vehículos GLP está adaptada a la red de estaciones de servicio de Repsol gracias a un acuerdo entre ambas compañías. En los próximos años habrá 12 nuevas estaciones de servicio que suministren GLP en toda España, a las que se sumarán 7 en Madrid a lo largo de 2009 (actualmente hay 3) y otras 4 en 2010 (mapa).

A parte de repostar en gasolineras, el GLP se puede repostar en pequeños surtidores. Repsol comercializa varios (de diferentes tamaños), enfocados a las empresas con pequeñas flotas de vehículos, como mensajerías o autoescuelas.

Chevrolet tiene como objetivo para 2009 ser líder de vehículos propulsados por GLP en Europa con la venta de 55.000 unidades en todo el continente.

Fuente:http://www.km77.com
Fecha:05/05/2009

Electrónica y Fotografía

Marcas y modelos de celulares

Gagdets tecnológicos

Archivo del blog