martes, 7 de julio de 2009

Facebook: competencia de la televisión


"Si no estás en Linkedin, no existes". Un cazatalentos entrevistado por el periodista Juanma Roca, autor del libro Revolución Linkedin (Paidós), resumió así la importancia de esta red social de contactos profesionales.

Aunque Facebook le gana apabullantemente la batalla de la cantidad de usuarios, Linkedin tiene la virtud de la calidad de los contactos, explica Roca, quien anima a aprovechar las redes sociales para desarrollar el "yo 2.0" y la marca personal.

Las personas que rechazan entrar en el mundo de las redes sociales digitales, asegura Roca, corren el riesgo de quedarse marginados de una sociedad que "está empezando a comportarse de un modo diferente y empezando a entender la dinámica social digital".

-En su libro afirma que no estar en Linkedin es perderse un gran campo de promoción profesional. ¿Por qué?

-Lo pongo de forma drástica y provocativa: "si no estás en Linkedin, no existes". Y desde el punto de vista profesional es así porque si eres una empresa o un directivo ahí encontrarás a tus propios empleados, proveedores, clientes y clientes potenciales. Desde el punto de vista organizativo es interesante estar porque si te mantienes al margen y dejas ese mercado en manos de tus competidores, éstos pueden acercarse a tus clientes, seducirlos y llevárselos.

-¿Y si se busca trabajo?
-Estamos en un momento en que las redes sociales, los contactos personales y la network son fundamentales y, por lo tanto, en la medida en que seas capaz de aumentar tu red de contactos tendrás más oportunidades profesionales. Si te has quedado sin empleo, Linkedin es el gran escaparate para publicitarte porque quienes han visto un paraíso en Linkedin son los cazatalentos.

-¿Por qué?

-Han visto que ahí están todos los profesionales unidos y a ellos les facilita mucho la búsqueda de profesionales. No para buscar a un alto directivo o a un consejero delegado, pero sí para puestos intermedios, como un director de recursos humanos, un director de márketing o un director de sistemas.

-¿Cómo se promociona uno a través de Linkedin?

-De entrada, al inscribirse en Linkedin hay que rellenar el perfil, poner el nombre, una foto, un currículum más o menos explícito… Otro añadido que reivindico y aconsejo siempre es que aparezca expresamente en la dirección de correo en el perfil. El mail es la puerta de acceso o de enlace para que otros puedan invitarte o contactar contigo. Solamente con ese elemento, con el correo electrónico, la capacidad de ser conectado desde fuera aumenta de forma exponencial.

-¿Qué más hay que hacer?
-Ser activo en la red mediante la introducción en grupos de debate, aportando una opinión argumentada para que se vea que se tienen conocimientos sobre el tema. Es probable que el resto de participantes se interesen para contactar contigo y establecer algún tipo de relación. Ahí empieza todo el proceso.

-¡Pero esto pide mucho tiempo! Qué si Twitter, que si Facebook, que si el blog, que si Linkedin… ¿La gente no está desbordada?

-Es cierto que hay una gran escasez de tiempo y que la gente no tiente tiempo suficiente para gestionar toda esta información.

-¡Y además se supone que hay que poner cosas relevantes!

-Requiere el compromiso personal de dedicarle tiempo. No digo horas diarias, pero sí tiempo para que lo que hagas esté bien pensado y, lo más importante, que aporte conocimiento. Así en la propia red verán que aportas valor añadido y esto te irá dando una cierta aura de marca personal: la gente verá que eres un referente en esa área y eso servirá como factor de atracción de cara a posibles contactos.

-En el libro habla de esta marca personal y del yo 2.0 ¿Qué son?
-Son cosas que, mediante la proactividad que he comentado, sirven para mostrarse al mercado y decirle: "yo tengo mucho valor añadido y puedo aportarlo". Mientras que el resto pueden ser productos lineales, tú te diferencias y ofreces un valor premium que te sirve para mostrarte como algo más que un producto: como una marca.

-¿Una marca?
-Hay que pensar que todos los usuarios que están en Linkedin son como compradores pasando por los estantes de un supermercado y, a la vez, productos que están expuestos en los lineales. Pero esta vez, en lugar de ser una marca de un detergente o una colonia, la marca es una persona y un profesional.

-Esto de equiparar personas y productos…
-Es un planteamiento muy marquetiniano, que mencionó por primera vez Jack Welch, el expresidente de General Electric, en una columna de opinión publicada creo que en la revista Time. El título de la columna era "La marca eres tu". Ahora todos los productos quieren ser una marca que el mundo recuerde y el mensaje que ha calado es que un profesional que hace bien las cosas y se diferencia del resto puede convertirse en una marca respetada en ese ámbito, hacerse líder de opinión y ser una persona seguida en un determinado ámbito.

-¿Y las redes sociales como Linkedin sirven para eso?
-Si utilizas esta herramienta puedes expandir lo que tienes, como un altavoz, para hacer crecer la marca, fortalecerla, hacerla más poderosa y aumentar tu valor como profesional.

-¿Los departamentos de Recursos Humanos googlean a los candidatos?
-Los blogueros expertos en marca personal mencionan el autogooglearse [buscarse uno mismo en Google] como primer paso para crear una marca personal. Permite saber que se ha publicado o qué se comenta sobre uno. Una herramienta muy sencilla de los departamentos de recursos humanos que quieren documentarse sobre una persona a quien no conocen es entrar en Google y buscar a ver qué encuentran. Otra puede ser irse a Linkedin y ver el perfil de esa persona.

-Desde hace poco Facebook también permite personalizar la dirección web y hacerla más personal.
-Sí, va en ese mismo sentido: yo no soy un usuario más, no soy un número sino una persona con nombre y apellidos.

-¿Puede Facebook acabar monopolizando los usos de las distintas redes sociales que hay en la actualidad?

-Ninguna de todas las redes sociales que hay en el mercado -hi5, myspace, facebook, tuenti en España- es rentable a día de hoy, lo que lleva a pensar que habrá un proceso de concentración. Mi tesis es que en el futuro va a haber una red social dominante a nivel mundial, que va a ser Facebook. Hace apenas seis meses superó la barrera de los 200 millones de usuarios a nivel mundial y su gran ventaja respecto de cualquier otra red es la cantidad de usuarios. Frente a esa cantidad, una red como Linkedin, más focalizada en el mundo profesional y de los negocios, aporta la calidad de sus contactos. Entre mis contactos de Facebook están mis padres y mis primos, algo que en Linkedin queda discrimanado y queda reducido a contactos realmente útiles y que aportan. La gran batalla va a ser entre la calidad y la cantidad. En Estados Unidos está muy separada la red social y la profesional, mientras que en España, quizás por nuestra mentalidad más social, no lo están tanto y es posible que en el futuro Facebook vaya fagotizando herramientas de otros lados, como en este caso Linkedin.

-También está Twitter...
-Está viniendo desde abajo muy fuerte y con teniendo un crecimiento espectacular. El rediseño último de Facebook ha incorporado cosas de Twitter y viceversa, así que esta progresiva semejanza demuestra que ambas se ven a si mismas como las competidoras.

-Sin embargo, Twitter está más abierta a los desarrolladores externos y parece que esto le está dando ventaja.

-Es su gran ventaja. Si algo distingue a la web 2.0 es la apertura total y el compartirlo todo. Y posiblemente sea Twitter quién mejor ha sabido interpretarlo.

-¿Las otras redes están en desventaja si no se abren?
-Quién quiera jugar a algo más bien cerrado va a perder siempre. La dinámica tirará para algo abierto y todo lo que vaya en contra de esa apertura irá perdiendo.

-¿Se pierde vida social por culpa de las redes sociales digitales?
-El gran problema es la escasez de tiempo para involucrarse en todo. Los medios lo saben perfectamente y una televisión sabe que Facebook es un competidor, porque ahora hay mucha gente que empieza a pasar más tiempo delante de Facebook que delante del televisor. Si la mayor parte del tiempo se pasa haciendo relaciones sociales en sitios como Facebook o Linkedin y se deja de hacer otras cosas si que se puede ir perdiendo la conversación cara a cara, la auténtica conversación y diálogo. Eso, desde el punto de vista comunicativo, sí que es sociológicamente un paso atrás.

-¿Las redes sociales están cambiando la sociedad?
-Están cambiando muchos hábitos de consumo. La gente está empezando a comportarse de un modo diferente y empezando a entender la dinámica social digital. Tengo amigos que en vez de mirar la cartelera de cine ponen un comentario en Facebook pidiendo consejo sobre qué película ir a ver. Los hábitos están cambiando completamente y estamos en el comienzo de un salto cualitativo que va a hacer que muchos hábitos, como éste, cambien completamente.

-Afirma en el libro que "la era 2.0 no acepta los Robinson Crusoes". ¿Por qué?
-Con las redes estamos precisamente conectándonos todos como una colmena y no hay nadie que quede desligado o desconectado. Si una persona no quiere participar y prefiere quedarse al margen de la colmena, como un Robinson Crusoe, aislada en su caverna o isla, es posible que el mundo vaya a otra parte y no le quede otra opción que hacer un programa de supervivientes, porque quedará completamente aislada.

-¡Pero hay gente a quien no le gustan las redes sociales!
-Sobretodo hay gente que no está de acuerdo porque tiene miedo, que lo critican sin haberlo probado y es por puro miedo. A esas personas, a las que yo y algunos más llamamos profanos digitales -o agnósticos digitales, en contraposición a los evangelistas digitales- les diría que critiquen una vez lo hayan probado. Que lo prueben y luego argumenten.

Fuente:http://www.lavanguardia.es
Fecha:07/07/2009

Electrónica y Fotografía

Marcas y modelos de celulares

Gagdets tecnológicos

Archivo del blog