viernes, 13 de febrero de 2009

Audi S6


Aparcado en la calle no destaca entre la multitud de coches. Eso puede ser un handicap para más de uno de los potenciales compradores, porque el que invierte 92.000 euros en un coche no quiere ser confundido con el comprador de un vulgar TDi. Pero el Audi S6 apuesta por la discreción y la eficacia, es lo que hay, aunque siempre se puede recurrir a algún color más llamativo y a algunos de los complementos que ofrece la marca alemana dentro de la gama S-Line.

El S6 recibe las puntuales mejoras que lo han actualizado recientemente y que le permiten estar en lo alto de la ola frente a sus rivales naturales, entre los que el M5 de BMW es el oponente más duro de roer. Para el S6, Audi dispone lo mejor de la casa, la tracción total Quattro con diferencial central Torsen, el cambio Tiptronic con levas en el volante y el mismo motor V10 que llevan los Gallardo, S8, RS6 e incluso el R8, pero cada uno de ellos en diferentes variantes, con electrónica, alimentación, ajuste de cilindrada e incluso sobrealimentación a la carta. Para el S6, el V10 es atmosférico, un V10 de 5,2 litros capaz de funcionar con la suavidad de un motor de tacto eléctrico por debajo de las 3.000 rpm, que se transforma en una genuino purasangre al maltratar el acelerador cuando el motor supera las 4.000 rpm y llegar al corte de inyección –a las 7.000 rpm– con sorprende facilidad.
El Audi S6 es la discreción en todos sus extremos. Por detrás, solo la cuádruple salida de escape apunta la diferencia.
El Audi S6 es la discreción en todos sus extremos. Por detrás, solo la cuádruple salida de escape apunta la diferencia.

Del S6 se pueden decir muchas cosas, pero la primera, sin duda, es que no decepciona. Empleado por debajo de sus deportivas posibilidades es la perfección, porque en esta nueva edición la suspensión ha sido revisada y se incrementa el confort de marcha con un resultado ligeramente más suave de amortiguación, que seguro agradecerán los pasajeros y que solo para el conductor, cuando quiera hacer un tramo virado a tumba abierta, tendrá algún motivo de reproche. En esas mismas circunstancias, que son en las que analizamos un coche de semejante potencial, nos encontramos con una caja de cambios… no decepcionante, pero si un poco lenta, más aún comparada con las de otros coches de su clase y categoría, e incluso con otros más pequeños ya presentes en la misma gama Audi, como s el DSG… todo llegará.

Dicho queda que el cambio no es lo mejor, ni lo que más nos gusta, y por el contrario el motor resulta explosivo, noble a bajas vueltas, como a medio régimen y explosivo llevándolo al corte de inyección, que se produce a las 7.000 rpm. La capacidad de tracción y el funcionamiento del sistema Quattro son sensacionales. Sobre superficie deslizante y para salir adelante no hay nada igual, pero lo mejor es que, pilotando el coche al límite de adherencia de sus neumáticos y de las posibilidades del sistema la respuesta es de lo más predecible con un inicio subvirador que da paso a la intervención electrónica para variar el reparto de par sobre ambos ejes y que de esta forma la agilidad del S6, con sus dos toneladas a cuestas, sea sorprendente.

Fuente:http://motor.terra.es
Fecha:11/02/2009

1 comentario:

patricio dijo...

sabes una aproximación del costo del S6? yo soy un admirador de esta arca, de hecho estoy actualmente viendo un Audi A4 en una multimarcas, la época en la que estamos me ha hecho tener que revisar más de una concesionaria, no dudo en que este S6 no nos defraudará, gracias por la noticia

Electrónica y Fotografía

Marcas y modelos de celulares

Gagdets tecnológicos

Archivo del blog